Lugares

El hotel Fairmont Banff Springs

Construido en 1888, este hotel ha sido durante mucho tiempo un sitio de primera categoría al que acudían amantes de la naturaleza, viajeros e incluso la alta sociedad. Su belleza arquitectónica y las vistas impresionantes del paisaje le han dado la reputación de un elegante ambiente romántico para bodas y eventos especiales.

Fairmont Banff Springs, está a pocos pasos de la ciudad de Banff, un pueblo de montaña.

Cosas horribles ocurrieron en este hotel…

La novia desdichada

Según una leyenda, el día de la boda el novio estaba en la biblioteca, esperando a su joven amada para llegar al comedor donde se harían las celebraciones. Cuando fueron a las escaleras, la novia pisó con su talón el borde del vestido de encaje blanco. Se cree que algo asustaría a la novia. Ella tropezó y cayó por las escaleras falleciendo.

Tras aquello, fueron pasando los años y circularon historias sobre apariciones en el hotel de una mujer vestida de novia, con su traje blanco y su velo (que llevaba cuando falleció). Otros, afirman haberla visto bailando en soledad, tratando de revivir aquel día en el que la muerte les negó a ella y a su amado el primer baile de recién casados.

Se hizo una moneda en conmemoración de los hechos

Esta leyenda hizo tanto efecto en los Canadienses, que decidieron grabar una moneda para conmemorar aquel día.

En el reverso de la moneda aparece un retrato de una novia con los ojos cerrados. Cuando la moneda se inclina, los ojos de la novia aparecen abiertos, mientras la luz de las velas se alinean hasta el fondo negro de la escalera. En el pecho de la novia, aparece una imagen del majestuoso hotel Fairmont Banff Springs.

Al volver a girar la moneda, la novia cierra los ojos y desaparece todo lo mencionado antes.

La habitación 873

Cuenta la leyenda que una familia fue asesinada en esta habitación.

Tras una larga investigación, este cubículo se renovó y reservó a los pasajeros. Poco después, las denuncias y quejas inundaron la recepción.

Los huéspedes que se alojaban en esa habitación, se despertaban debido a unos horribles gritos. Cuando encendían las luces, veían marcadas unas huellas de manos ensangrentadas en el espejo pero, cuando acudía el personal, estas ya no estaban.

Finalmente, se decidió sellar la habitación. La puerta fue retirada y la abertura la cubrieron con paneles de yeso de tal forma que coincidiese con el resto del pasillo.

Si se le pregunta a los empleados por la habitación 873, estos te responden de una forma muy inquietante y guionizada

Los empleados tienen prohibido hablar de la habitación, pero hay pruebas que indican que existía. Estas son:

  • Hay habitaciones que terminan en 73 en cada piso. Una se encuentra arriba y otra debajo de la habitación que falta en el octavo piso.
  • Si caminas por el pasillo, te darás cuenta de que todas las puertas tienen luces encima y en el lugar en el que debería estar la habitación, hay una luz pero no una puerta.
  •  Si golpeas por las paredes, te darás cuenta de que están hechas de yeso grueso, sin embargo, cuando haces eso en el pasillo del piso 8 el sonido cambia a hueco, justo debajo de la luz que mencionada antes.

 

Sam McCauley

En el hotel, prosigue el espíritu amistoso de un ex empleado del hotel, Sam McCauley. Fue botones en el hotel durante años y se retiró a principios de 1970. Antes de irse, les dijo a sus compañeros que “volvería”. Cuando murió, en 1975 volvió.

Su fantasma, aún con su uniforme anticuado, se encuentra frecuentemente en el noveno piso. Los huéspedes que se han encontrado con él afirman que es amable y servicial. Ayuda con el equipaje y abre las puertas a pasajeros que no son capaces de entrar a su habitación, ya sea por error u olvido. Cuando tratan de darle las gracias, desaparece.

 

 

 

 

Deja una respuesta