Historias reales

Las brujas de Salem

Las brujas de Salem

Tituba, Sarah Good y Sarah Osborn fueron las brujas de Salem, tres mujeres a las cuales se las acusó de brujería. Todo comenzó cuando, dos de ellas, comenzaron a sufrir ataques, a gritar y a retorcer su cuerpo. Un médico les dijo que estaban embrujadas pero, lo que realmente ocurría, era que estaban sufriendo un envenenamiento.

La brujería era algo usual en las Colonias Británicas

El caso de las brujas de Salem no fue el único. El primer caso registrado fue el de Alse Young, en Connecticut (1647). Entre 1647 y 1692, se llegaron a producir cerca de una veintena de casos en Nueva Inglaterra, principalmente en Boston y Springfield. Estos casos eran aislados, ya que ocurrían cada tres o cuatro años y no había muchas acusaciones.

Salem llamó más la atención debido a la masividad de los juicios que allí sucedieron.

Sé que hay quien está interesado en la brujería, por ello, podéis adquirir libros relacionados con este tema pinchando aquí.

Comenzaron las acusaciones

Se llevaron a cabo los juicios tras las acusaciones de Betty Parris y de su prima Abigail Williams. Las primeras órdenes de arresto fueron el 29 de febrero de 1692 a tres mujeres.

Esta es la historia de las brujas de Salem:

Tituba

Tituba fue una esclava del siglo XVII. Ella pertenecía a Samuel Parris, padre de Betty Parris y tío de Abigail Williams

Tituba fue la primera en ser acusada de brujería por Betty y Abigail. Esta mujer vio su destino condenado y terminó confesando que practicaba brujería, después de los golpes que le propinó Samuel.

En sus confesiones, hablaba sobre perros negros, cerdos, un pájaro amarillo, ratas rojas y negras, gatos, lobos y de como ella volaba en palo de un sitio a otro. También confesó que Sarah Osborne (una de las acusadas por Betty y Abigail) poseía una criatura con cabeza de mujer, dos piernas y alas. Insinuaba que Satán estaba sobre ellos.

Tras sus confesiones, no fue juzgada ni ejecutada. La enviaron a la cárcel. Allí, tuvo un bebé y más tarde fue puesta en libertad. No se supo más de su paradero. Se dice que la bebé se llama Violet y se quedó con los Parris. 

Finalmente, otra persona compra a Tituba y esta deja Salem para ir con su nuevo amo.

Sarah Osborne

Sarah Osborne fue una de las primeras mujeres a las que acusaron de brujería en los Juicios de Salem (1692). 

Nacida como Sarah Warren, se casó con un hombre llamado Robert Prince. Éste, era hermano de una mujer que se casó con un miembro de la familia Putnam. Se mudaron juntos a Salemn y tuvieron dos hijos (Joseph y James) y una hija (Elizabeth). Robert murió en 1674.

Betty Parris acusó a Osborne cuando, ésta, enfermó debido a una enfermedad desconocida. Se dice que, probablemente, las acusaciones hacia Sarah fueron producto de la familia Putnam.

La orden de detención hacia ella, se llevó a cabo el 1 de marzo de 1692. La metieron en la cárcel y allí fue donde murió, el 10 de mayo de 1692 cuando, creen, tenía 49 años.

Sarah Good

Sarah Good fue una de las tres primeras mujeres en ser acusadas de brujería en los Juicios de Salem (1692). 

Nació como Sarah Solart en Wenham (Massachusetts). Good se casó con Daniel Poole, que murió en 1682. Más tarde, se casó por segunda vez, con William Good. La deuda que Daniel dejó a Sarah se traspasó a William y, debido a esto, terminaron quedándose sin hogar.

La gente de Salem describía a Sarah como sucia y de mal genio. A Sarah se la asociaba con la muerte del ganado de los residentes. Ella vagaba de puerta en puerta pidiendo caridad. Cuando alguien se la negaba, esta se iba murmurando en voz baja.

Ella sostenía en el juicio que lo que murmuraba, eran los Diez mandamientos. Más tarde se afirmaría que esto no era así y decían que recitaba maldiciones a modo de venganza. Cuando en su juicio le pidieron que recitase los diez mandamientos, no pudo recitar ni uno.

Betty y Abigail la acusaron de brujería el 6 de marzo de 1692. Decían que Sarah las había mordido, pellizcado y maltratado. También tenían ataques en los que convulsionaban involuntariamente. 

El 25 de marzo de 1692, fue su juicio. Cuando llevaron a Sarah al juzgado, las acusadoras comenzaron a moverse de un lado a otro y a gemir, debido a la presencia de Good. Más tarde, una de ellas cayó en un ataque y cuando se detuvo, afirmó que Sarah la había atacado con un cuchillo.

Good estaba en estado cuando la arrestaron y dio luz a una niña en su celda. El bebé murió antes de que ahorcaran a su madre.

 

Deja una respuesta