Historias reales

El misterioso caso de Elisa Lam

¿Quién era Elisa Lam?

Elisa Lam fue una estudiante canadiense que decidió viajar a California, la ciudad de las estrellas. Su sueño era llegar a Hollywood y ver aquellos lugares famosos que siempre había visto en el cine y televisión.

Elisa, llegó a Los Angeles en enero de 2013 y se registró en el hotel Cecil, un antiguo edificio que contenía una macabra historia.

Lam solía comunicarse con sus padres a diario, para decirles que ella estaba bien y cómo le iba. Las alarmas se dispararon cuando, Elisa, no contactó con sus padres el 31 de enero. Ese día, la joven abandonaría el hotel y la ciudad para volver a casa. Pero aquello no ocurrió.

Sus padres no tuvieron noticias suyas

Los padres de Elisa estaban muy preocupados, ya que la joven no llamaba. Por ello, decidieron comunicarse con la policía de Los Ángeles. Tras la llamada, viajaron allí para colaborar en la búsqueda.

El personal del hotel, aseguró haberla visto sola ese día y, fuera, Katie Orphan, gerente de una librería cercana, fue el único en recordar haber visto a Elisa. Esta había ido a comprar libros y se preguntaba si serían muy pesados para llevarlos durante el viaje. La policía estuvo registrando el hotel. La habitación de Elisa, la azotea… Pero los perros no detectaron su olor. El 6 de febrero, el LAPD (Los Angeles Police Department), decidieron que necesitaban más ayuda.

Una de las cámaras de videovigilancia captó a Elisa

Pasó otra semana más sin Elisa, ya era 14 de febrero. El LAPD dio a conocer un vídeo de la última vez que se conoce que se vio a Elisa Lam. Este vídeo era del 1 de febrero y llamó mucho la atención de todo el mundo debido al extraño comportamiento de la joven.

Se plantean varias teorías acerca de lo ocurrido

  1. Elisa Lam intentaba que el ascensor se moviera para poder escapar de alguien que la perseguía.
  2. Se sugirió que podría estar bajo la influencia del éxtasis o de alguna otra droga.
  3.  Elisa padecía trastorno bipolar, por lo que se pensó que podía estar teniendo un episodio psicótico.

 Se halló el cuerpo…

Durante la búsqueda de Elisa, los huéspedes comenzaron a quejarse debido a la baja presión del agua. Algunos confirmaban que el agua estaba teñida de color negro y sabía rara. 

En la mañana del 19 de febrero, el cuerpo de Elisa Lam fue encontrado en el interior de uno de los cuatro tanques. Estos proveían agua a las habitaciones de los huéspedes, una cocina y una cafetería. El tanque se drenó y se abrió para sacar el cuerpo.

El 21 de febrero, se emitió un hallazgo de ahogamiento accidental, que se asoció a su trastorno bipolar. 

El informe completo se conoció en junio y decía que la habían encontrado desnuda. En el agua, flotaban prendas similares a las que llevaba en el vídeo anterior. Estas estaban cubiertas con partículas de arena. Con ella también se encontraban su reloj y las llaves de la habitación. Su móvil no estaba ni con ella ni en la habitación.

Su cuerpo estaba descompuesto e hinchado. No se encontraron evidencias de trauma físico, agresión sexual o suicidio. Las pruebas de toxicología estaban incompletas, ya que no se obtuvo suficiente sangre. Sin embargo, encontraron una cantidad muy pequeña de alcohol (aproximadamente 0,02g %).

Sólo el personal tenía acceso a la azotea

Se supo cómo murió la joven, pero lo que no se puede explicar es cómo entró en el tanque. Las puertas y escaleras que acceden a la azotea están cerradas. Solo el personal tiene acceso a ellas. Cualquier intento de forzar los códigos de acceso, habría activado una alarma. 

Aparte de ese camino con medidas de seguridad, hay otra manera de acceder a la azotea. La salida de incendios facilita el acceso al techo (cosa que tendría que haber sabido ella o que alguien la hubiese acompañado) y dos de los tanques estaban abiertos.

Otra pregunta que surge, es ‘¿cómo pudo Elisa entrar a los tanques por sí misma?’. Estos cilindros miden casi 3 metros de alto e, incluso los trabajadores, tuvieron que usar una escalera para mirar en el agua. 

Finalmente, se determinó que murió por ahogamiento accidental y, a lo largo de los años, ha pasado de ser un asesinato a un accidente e incluso a un suceso paranormal.

 

 

 

Deja una respuesta