Doppelgänger
Historias reales

El extraño caso de Emilie Sagèe y su Doppelgänger

Cuando hablamos de ‘El extraño caso de Emilie Sagèe y su Doppelgängerno hablamos del término que usan hoy en día las personas en su lenguaje cotidiano para referirse a dos personas que se ven similares. En la definición correcta, un Doppelgänger se refiere a una aparición o un doble caminante de una persona viva. No es solo alguien que se parece a otra persona, sino un reflejo de esa persona. Un duplicado espectral.

Uno de los casos más inquietantes de la existencia de un Doppelgänger es Emilie Sagee. Su historia fue contada por primera vez por Robert Dale-Owen en 1860, en su libro llamado “Footfalls on the Boundary of Another World”.

La joven Emilie

Emilie solo tenía 32 años en este momento. Era atractiva, inteligente y, en general, apreciada por los estudiantes y el personal de la escuela. Sin embargo, curiosamente, ya había trabajado en 18 escuelas diferentes en los últimos 16 años. Poco a poco, empezó a quedar claro por qué Emilie no podía mantener su puesto en ninguno de los trabajos durante mucho tiempo.

Emilie Sagee tenía un Doppelgänger, un gemelo fantasmal, que se hacía visible para los demás en momentos aleatorios. La primera vez que se vio fue cuando estaba enseñando a una clase de 17 niñas. Normalmente había estado escribiendo en la pizarra, de espaldas a la chica, cuando de la nada apareció una entidad en forma de proyección que se parecía a ella. Estaba justo a su lado, burlándose de ella, imitando sus movimientos. Mientras que todos los demás en la clase podían ver a este Doppelgänger, la propia Emilie no podía. De hecho, nunca se cruzó con su gemela, lo que le pareció bien. Se considera un mal presagio ver a esta “entidad”.

Avistamientos

Desde el primer avistamiento, el aparente gemelo de Emilie fue visto con bastante frecuencia por otros en la escuela. Se la vio sentada junto a la verdadera Emilie, comiendo en silencio; imitando a Emilie mientras hacía su trabajo diario; sentado en clase mientras Emilie enseñaba. Una vez, mientras Emilie estaba ayudando a uno de sus estudiantes a vestirse para un evento, apareció el Doppelgänger. Cuando, la estudiante, miró hacia abajo, se encontró, de forma repentina, a dos Emilies arreglando su vestido e inmediatamente se desmayó. El avistamiento de Emilie más comentado fue cuando una clase llena de 42 niñas que estaban aprendiendo a coser la vio haciendo jardinería. Cuando el supervisor de la clase salió un rato, Emilie entró y se sentó en su lugar. Los estudiantes no pensaron mucho en eso hasta que uno de ellos señaló que Emilie todavía estaba en el jardín haciendo su trabajo. Deben haber estado aterrorizados por la otra Emilie en la habitación, pero algunos de ellos fueron lo suficientemente valientes como para ir y tocar a este Doppelgänger. Lo que encontraron fue que sus manos podían atravesarla, sintiendo, únicamente, lo que parecía un bulto de telaraña.

Cuando se le preguntó sobre esto, la propia Emilie estaba perdida. Nunca había visto a esta gemela suya que estaba arruinando su vida y, por lo tanto, tampoco tenía control sobre ella. Debido a esta entidad etérea, se le pidió que dejara todos sus trabajos anteriores. Incluso este trabajo suyo parecía estar en peligro porque ver dos Emilies a la vez, naturalmente, asustaba a la gente. Muchos padres habían comenzado a sacar a sus hijos de la institución y, de mala gana, el director tuvo que dejar ir a Emilie, a pesar de su naturaleza diligente y sus capacidades como maestra.

Explicaciones hacia ‘El extraño caso de Emilie Sagèe y su Doppelgänger

Hay muy pocas explicaciones para ‘El extraño caso de Emilie Sagèe y su Doppelgänger’ debido a la naturaleza extraña de todo. Los casos reales de Doppelgängers son bastante raros en la historia y, además, la historia de Emilie es probablemente la más aterradora de todas. Se escuchó que, mientras el Doppelgänger de Emilie se hacía visible, la Emilie real parecía muy agotada y letárgica como si el duplicado fuera una parte de su espíritu que se había liberado. Cuando desapareció, volvió a ser su yo normal. Después del incidente en el jardín, Emilie había dicho que había tenido ganas de entrar al aula para supervisar a los niños ella misma, pero en realidad no lo había hecho. Esto indica que el Doppelgänger quizás era un reflejo del tipo de maestra que Emilie quería ser, haciendo múltiples tareas a la vez. Algunas personas tienen la teoría de que este “ente” sale a hacer las tareas que la propia Emilie estaba haciendo en un universo alternativo, donde había tomado una decisión diferente a la del mundo real.

Sea lo que sea, todavía se habla del caso de Emilie Sagèe casi dos siglos después de que sucediera. Un caso como este es a la vez fascinante y aterrador, y hace que uno se pregunte a sí mismo si también existe un Doppelgänger del que no son conscientes…

De este fascinante caso se hace eco nuestro canal amigo “Plague Birds” en este extraordinario vídeo: