el experimento ruso del sueño
Historias reales

El experimento ruso del sueño

La privación del sueño

¿Qué pasaría si alguien se quedara sin dormir durante casi 30 días? Eso es lo que un grupo de investigadores se propuso descubrir en el URSS de la década de 1940 mediante un trabajo conocido como el experimento ruso del sueño. En este experimento científico creado por los militares, un grupo de investigadores tomó a cinco presos políticos y los encerró durante 15 días en una cámara de gas sellada. A los sujetos se les administró continuamente un estimulante en el aire para mantenerlos despiertos durante al menos 30 días. Se les dijo que serían liberados si podían permanecer despiertos durante 30 días.

Durante los primeros días, todo parecía normal. Los sujetos continuaron hablando entre sí y susurrando a los investigadores que los seguían monitoreando desde fuera de la cámara. Las conversaciones fueron monitoreadas electrónicamente mientras su comportamiento fue monitoreado con la ayuda de espejos secretos bidireccionales. Todo parecía bajo control en el experimento ruso del sueño.

El quinto dia

Fue a partir del quinto día que las cosas empezaron a cambiar. Los presos comenzaron a mostrar signos de estrés y paranoia. Dejaron de hablar entre ellos y solo susurraron en el micrófono a veces. A partir del noveno día las cosas empeoraron. Dos de los reclusos empezaron a correr alrededor de la cámara y gritaron tan fuerte que sus cuerdas vocales podrían romperse.

Los gritos, sin embargo, cesaron de repente, y luego hubo un silencio inquietante. Los investigadores temieron lo peor y anunciaron su decisión de abrir la cámara. Pero escucharon una voz desde adentro que decía que ya no querían ser libres.

La apertura de la camara

El decimoquinto día se abrió la cámara, pero los resultados fueron horribles. Uno de los prisioneros estaba muerto. Todos ellos fueron severamente mutilados, con la carne arrancada y el abdomen desgarrado. También parecían haber comido su propia carne.

Se negaron a salir de la cámara y contraatacaron con una fuerza y ​​agresión que no tenían antes de ser introducidos en la cámara. Eran casi sobrehumanos en su poder e incluso se arrancaron los músculos y huesos durante la lucha para resistir ser sacados de la cámara y anestesiados. Cuando se les preguntó por qué se habían hecho eso a sí mismos, todos dieron la misma respuesta: “Debo permanecer despierto”.

Incluso después de ser sacados de la cámara, los prisioneros sobrevivientes continuaron mostrando una fuerza extrema, una resistencia increíble a las drogas y los sedantes, una capacidad inimaginable para permanecer con vida incluso después de heridas letales y un deseo desesperado de permanecer despiertos y recibir nuevamente el gas estimulante. Los investigadores también descubrieron que cuando cualquier sujeto se quedaba dormido, al instante moría.

El final del experimento

Con dos de los sujetos muertos, los tres supervivientes fueron tratados por sus heridas y se prepararon para regresar a la cámara de gas. Sin embargo, en unos momentos, los monitores de EEG revelaron que todos los sujetos tenían muerte cerebral. Justo antes de sellar la cámara, otro prisionero se durmió y murió, mientras que el investigador mató a tiros a otro.

Antes de disparar al último sujeto superviviente, el investigador le preguntó qué era, a lo que se identificó como el mal que residía en cada mente humana y que el sueño lo mantenía bajo control. Poco después, el investigador lo mató a tiros y se puso a encubrir cualquier rastro del experimento.

La verdad sobre el experimento ruso del sueño

¿Realidad o ficción? No se sabe si el experimento fue real, pero cuando apareció por primera vez en Internet, instantáneamente se volvió viral y la gente comenzó a debatir la autenticidad de la historia (el debate continúa). Parte de la razón por la que es tan creíble es que se sabía que los militares en la era soviética eran inhumanos y realizaron varios experimentos en secreto. ¿Sería este uno de ellos?

Os dejamos este video de nuestro canal amigo de Youtube “Plague Birds” que trata este tema.