Historias reales

El destripador de Gainesville

El destripador de Gainesville

A principios de los años 90 comenzaron a ocurrir una serie de crímenes en la localidad de Gainesville. El asesino no solo mataba a estudiantes sino que, además, los descuartizaba y abusaba de ellos tras quitarles la vida. Por esto fue que le comenzaron a llamar ‘El destripador de Gainesville’.

Danny Rolling era el que estaba detrás de todo aquello. Confesó que había asesinado a ocho personas y lo sentenciaron a muerte. Este acontecimiento inspiró a la conocida saga llamada Scream.

Una familia llena de violencia

Rolling nació en una familia en la cual la violencia era el pan de cada día. Su padre (expolicía) abusaba físicamente de su hermano, su madre y de él. Le decía a Danny que era un hijo indeseado. Esto fue lo que desató en Danny una furia que iría creciendo a medida que los años pasaban.

Como consecuencia de su entorno, a medida que iba creciendo desarrollaba diferentes trastornos: Desorden antisocial, límite de la personalidad, parafilia… Todo esto comenzó a manifestarse cuando fue pillado en varias ocasiones mirando por la ventana de chicas adolescentes y masturbándose afuera de sus casas.


Danny (derecha) y su familia


Asesinatos

Su primer intento de asesinato ocurrió cuando, en una pelea familiar, intentó acabar con la vida de su padrastro que finalmente termina perdiendo un ojo y una oreja.

Los asesinatos comenzaron cuando Danny ya tenía 36 años, en 1990. Asesinó a dos chicas: Christina Powell y Sonja Larson. Ambas tenían 17 años y eran estudiantes de la universidad de Florida.

Rolling entró en el departamento en el que las chicas se encontraban. Powell dormía en el primer piso, no le prestó mucha atención y subió a ver a Larson, que también dormía. A una la apuñaló varias veces y a la otra la ató y la amordazó, le cortó la ropa y la violó varias veces tras haberla apuñalado en la espalda. Antes de irse, dejó el cuerpo de su víctima en una posición sugerente.

Los jóvenes estaban tan atemorizados que cambiaron sus rutinas diarias y durmieron en grupos. Pero a pesar de las precauciones, Rolling no se detuvo.

Su próxima víctima fue Christa Hoyt de 18 años, también estudiante de la universidad. Sufrió la misma suerte que las otras chicas. Pero en este caso Christa fue decapitada y el asesino sentó su cuerpo en la cama.

Fue por todo esto, que comenzaron a llamarle El destripador de Gainesville.


Christina Powell

Sonja Larson

Christa Hoyt


Vivía cerca de sus víctimas

Habían culpado a un estudiante de la universidad por error y tras ello, descubrieron el paradero del asesino. Rolling fue descubierto robando en un supermercado. Se supo que vivía en un campamento cerca de las casas de los estudiantes asesinados. Entre sus cosas, había grabaciones de canciones y notas en las que hablaba de los crímenes que él había cometido.

Danny fue interrogado por días hasta que confesó, no solo el asesinato de los estudiantes, sino también el de una familia que vivía a las afueras de la ciudad. En total, se cobró la vida de ocho personas. Aseguraba que su fin era convertirse en una superestrella como Ted Bundy.

Intentó quedar libre, pero fue en vano. Le sentenciaron a muerte en 1994 pero murió el 25 de octubre de 2006, habiendo inspirado la saga Scream.

 

 

 

Deja una respuesta