Historias reales

El caso de ‘El trío de Springfield’

El caso de ‘El trío de Springfield’

Los hechos del caso ‘El trío de Springfield’ sucedían el 7 de junio de 1992 en Springfield (Missouri).

Protagonistas de lo sucedido

‘El trío de Springfield’ estaba compuesto por Suzanne “Suzie” Streeter (19), Stacy McCall (18) y Sherrill Levitt (47).

Suzanne “Suzie” Streeter

Suzie nació el 9 de marzo de 1973, tenía 19 años, medía 1,65 m y pesaba 46 kg. Su cabello era rubio y sus ojos eran marrones, al igual que su madre.
Tenía tres perforaciones en las orejas, una en la derecha y dos en la izquierda. Además, contaba con dos marcas que hacían más fácil distinguirla del resto: una cicatriz en el antebrazo superior derecho y un lunar en la esquina izquierda de la boca.
Cuando desapareció, vestía una camiseta blanca, jeans y zapatos color rosa.

Stacy McCall

Stacy nació el 23 de abril de 1974, tenía 18 años, medía 1,60 m y pesaba 54 kg. Su pelo era largo y rubio oscuro (la luz solar lo volvía más claro) y sus ojos eran azules.
McCall sufría de migraña, por lo que se medicaba para controlar los dolores que la atormentaban constantemente. Sin embargo, no llevaba la medicación el día que desapareció.
Vestía una camiseta amarilla junto con shorts estilo bikini con estampado de flores. Además, usaba un collar de espiga dorado de 14 pulgadas y dos anillos dorados. Uno tenía inicial y el otro un pequeño diamante.

Sherrill Levitt

Sherrill era la madre de Suzie. Nació el 1 de noviembre de 1944, tenía 47 años, medía 1,50 m y pesaba 50 kg. Su pelo era rubio corto y sus ojos eran marrones. Contaba con dos perforaciones, una en cada oreja y usaba pendientes.
Tanto en su cuello como la parte superior del pecho tenía pecas.
Trabajaba de cosmetóloga en un salón de belleza local, cosa que también pareció despertar interés en su hija Suzie, con quien tenía mucha afinidad. Era madre soltera.
Sherrill usaba gafas para ver, pero cuando se le perdió el rastro no las llevaba. Esto se sabía ya que las lentes estaban en su casa. Además, era fumadora.
Cuando desapareció llevaba un vestido con estampado de flores.

ORDEN CRONOLÓGICO

6 DE JUNIO DE 1992

Suzie y Stacy se gradúan en Kickapoo High School.
16:00 h
Sherrill llega a la graduación de su hija, quien está siendo acompañada por Stacy, entre otros muchos alumnos y alumnas.
Tras la graduación, se van a celebrarlo asistiendo a una cena y, posteriormente, a una fiesta.
Suzie y Stacy habían planeado quedarse esa noche en un hotel de Branson (Missouri) junto a Janelle Kirby, una amiga que tenían en común. De esa forma, a la mañana siguiente asistirían juntas al parque acuático llamado White Waters. Sin embargo, el plan cambia y deciden quedarse en casa de los Kirby. De ese modo, podrían asistir a más fiestas.
21:00/23:30 h
Sherrill se encuentra en casa barnizando muebles mientras habla por teléfono con una amiga suya.
22:30 h
Stacy se comunica con su familia para informarles que se quedaría en casa de Janelle.
Las tres chicas junto al novio de Janelle, Mike Henson, asisten a una fiesta en Battlefield y luego van a casa de los Kirby.

7 DE JUNIO 1992 (MADRUGADA)

Las dos chicas protagonistas del caso, fueron vistas por última vez en una de las fiestas, incluyendo la de Battlefield, en algún momento de la noche.

 

2:00 h
Llegan a casa de Janelle pero se dan cuenta de que hay mucha gente y no hay camas ni habitaciones libres. Es por esto que, la madre de Janelle, improvisa camas para que durmiesen en el salón. Suzie no está muy convencida y les dice que si se quedan mejor en su casa, que tiene un colchón de agua nuevo. La señora Kirby le prohíbe a su hija ir por lo que, finalmente, deciden que quedarían en recoger a las chicas en casa de Suzie e irse los cuatro a White Waters.
2:30 h (aproximadamente)

Las chicas llegan a casa de Suzie en el 1717 de East Delmar Street, donde también se encuentra Sherrill, y aparcan los automóviles.

7:30 h 
Janelle y su novio llaman a casa de Suzie, sin obtener respuesta alguna.
9:00 h 
La pareja se acerca a casa de su amiga para ver qué ocurre.
Lo primero que se encuentran es que la puerta de la entrada está abierta y hay cristales rotos en el suelo. Como no pensaba que ocurriese nada malo, le pide ayuda a su novio y juntos barren el suelo, sin pensar que podían estar eliminando una prueba importante para el caso. Además de eso, la superficie de la lámpara de la entrada estaba rota y la bombilla INTACTA, cosa muy extraña. Su yorkshire terrier, Cinnamon, se encontraba un tanto alterado. Dentro no había nadie.
La TV estaba encendida; había restos de maquillaje; los cigarrillos y el mechero de Suzie y Sherrill estaban allí; sus bolsos junto con dinero y pertenencias de las chicas también seguían allí; los shorts que llevaba Stacy estaban también. Se supone que habrían llegado a salvo cuando se fueron de casa de los Kirby ya que, además de todo lo mencionado anteriormente, los automóviles seguían allí.
Cuando Janelle y Mike van a marcharse por la puerta, suena el teléfono. Descuelgan y, al otro lado de la línea, suena una voz masculina desconocida que gritaba obscenidades. Cuelgan y, finalmente, se marchan.
17:00 h 
Janis McCall, madre de Stacy, se encuentra llamando a casa de los Kirby, para saber si su hija estaba bien. Estos le dicen que no estaba allí, ya que se cambiaron los planes y fue a casa de Suzie. Cabe añadir que hacía poco que Suzie y Sherrill se habían mudado a Springfield, por lo que Janis no sabía dónde vivían. Tras indagar un poco, encuentra la dirección y se dirige allí.

Janis McCall, madre de Stacy McCall en la actualidad

Cuando llega a su destino, se da cuenta de que no hay nadie. Ni Suzie, ni Sherrill, ni su hija Stacy estaban en la casa. Aprovechó para revisar el contestador automático, encontrándose con una llamada muy extraña que habría sido útil para el caso pero que, por accidente, Janis asegura haber borrado.
Tras pasar más de 16 horas desde que se les perdió la pista, Janis llama a la policía. Cuando se dio cuenta, la casa estaba llena de gente toqueteando todo con el fin de saber algo, en vano.
La policía llega y asegura que la escena del crimen había sido contaminada por, al menos, veinte personas. También mencionaron que la cama de Sherrill tenía señales de haber sido usada. No vieron ningún signo de lucha. Al final, la policía acaba sugiriendo que a lo mejor fueron a pasar el día fuera y que acabarían retomando lo que dejaron. Es a partir de entonces, que no se vuelve a saber nada más de ellas.

Avistamientos

Una camarera del George’s Steakhouse aseguraba haber visto a las tres chicas entrando junto a unos hombres a eso de las 1:00/3:00 de la madrugada del 7 de junio. Suzie parecía estar ebria y al final, abandonan el local todos juntos.
Otra mujer aseguraba haber visto una van Dodge de modelo entre 1964-1970, color verde plateado/verde apio a las 6:40 h de la madrugada del día 7. Según dice, la chica que conducía era similar a Suzie, quien parecía estar llorando mientras recibía órdenes de un hombre situado en la parte trasera del automóvil. Tenía pinta de estar alterado.

Sospechosos

Hay una variada lista de personas que fueron sugeridas como sospechosos:

Bart Streeter

Bartt Streeter era el hermano de Suzie. Se sospechó de él ya que, en los años 80, tuvo una pelea familiar debido a los problemas que tenía con el alcohol. Es por eso que se marchó de la casa y de Springfield.
Cuando llegaron los años 90, Bartt regresó a Springfield tras romper con su novia. Él y su hermana trataron durante un tiempo de convivir juntos para mejorar su relación. Esto les fue completamente imposible, ya que Bartt tenía serios problemas de alcoholismo y eso provocaba peleas diarias. Al final, Suzie regresa con su madre.

Dustin Recla, Michael Clay y Joseph Riedel

Se sospechó también de Dustin Recla, Michael Clay y Joseph Riedel. Dustin era el ex novio de Suzie y estaba metido en problemas. El grupo tenía delitos de vandalismo y profanación de tumbas. Incluso le quitaron los dientes de oro a una calavera para luego venderlos. Suzie se enteró de esto y le dejó. Los chicos estaban seguros de que fue ella quien los delató.
A Michael Clay se le relacionó con la cultura satánica, ya que tenía libros satánicos, velas e incluso un póster con un pentagrama invertido. Además de eso, cuando le dijeron que las chicas habían desaparecido, este dijo que “esperaba que estuviesen muertas”.

Steven Eugene Garrison

Steven Eugene Garrison dijo saber dónde estaban los cuerpos pero no encontraron nada.

Gerald Carnahan

Gerald Carnahan era un empresario, sospechoso por su partición en diversas desapariciones por los alrededores de Springfield. Se le condenó a cadena perpetua por asesinato en los 80.

Robert Craig Cox

Era uno de los sospechosos que hizo que el caso saliera un poco de la estancada en 2007, ya que aseguró saber algo sobre el trío de Springfield, por lo que podría tener algo que ver o saber algún dato sobre lo sucedido pero no diría nada hasta que su madre no falleciera. Se comprobó que estuvo viviendo en la misma ciudad que ‘el trío de Springfield’ durante 1992.

Larry DeWayne Hall

Asesino serial. Se dice que tenía una van dodge similar a la que avistó una de las testigos. Se pensó que pudo estar implicado.

Steven Garrison, Mike Radar y Ricky West

Fueron sospechosos ya que se fugaron juntos y se encontraban por el área de Springfield por la fecha en la que desaparecieron las chicas. Además, Garrison se negó a hacer el polígrafo.
Y bueno, hasta el día de hoy no se sabe nada sobre ellas. El caso quedó SIN RESOLVER.

Teorías

Hay una única teoría llamada “teoría de los cuerpos enterrados“, esta consiste en que una periodista aseguraba haber recibido una llamada anónima de alguien que le dijo que los cuerpos de las tres mujeres estaban enterrados en el estacionamiento del Hospital Cox. Es por eso que llega Rick Norland para investigarlo.
Se utilizó un aparato que detectaba anomalías y, de hecho, algo detectaron en la zona, era una anomalía similar a la que se encuentra debajo de las tumbas de un cementerio. Sin embargo, no tendría sentido, ya que durante la fecha en la que transcurrieron los hechos, el hospital estaba en construcción, por lo que habrían encontrado algo.
Aquí doy por terminado el caso de ‘El trío de Springfield’, se aceptan sugerencias y opiniones de todo tipo. Gracias por leer.