ouija tablero
Cuentos y leyendas

La OUIJA

Historia de la Ouija

La Ouija apareció en la segunda mitad del siglo XIX, según parece el primer tablero fue puesto a la venta en una tienda de Estados Unidos. Se trataba de un tablero prácticamente igual al que todos conocemos, es decir con las letras de la A a la Z, los números del 0 al 9 y las palabras “Adiós”, “SI” y “NO”.

Aquella era una época en la que la gente andaba obsesionada con el poder comunicarse con sus difuntos y es cierto que había un clima que favorecía la aparición de este tipo de productos. Así que poco a poco el boca a boca hizo que crecieran los rumores de que aquellos tableros eran mucho mas que un juguete. Se hablaba de usuarios que realmente se comunicaban con el mas allá. Los parapsicólogos de la época investigaron tales hechos y le dieron cierto aire de veracidad a los terroríficos relatos que se contaban.

Hablar con los difuntos

Esto ayudo a muchas personas que habían perdido un ser querido y que encontraban una forma de consuelo comunicándose o creyendo que se comunicaban con sus fallecidos. Y es que la aparición de la ouija trajo consigo que muchos timadores y estafadores se aprovecharan de gente inocente montando auténticos engaños usando la ouija como reclamo.

Pero es cierto que no todo fueron estafas, hay historias con los tableros de Ouija que no parecen tener  explicación, lo que siempre ha alimentado la fama de este terrorífico tablero de madera. Sin ir mas lejos la historia en la que se basó la película “El exorcista” esta influida por un caso real de Ouija. :

“Ocurrió en Missouri en 1949, cuando un joven de 14 años intentó contactar con su tía fallecida a través de este tablero esotérico. La iglesia le declaró poseído después de que comenzasen a ocurrirle cosas muy extrañas, como que su cama se moviera violentamente, los objetos volasen a su alrededor y raras ronchas aparecieran en su piel. Necesitó dos exorcismos para expulsar a los espíritus que supuestamente se alojaban en él.”

La Ouija, ¿ Leyenda o realidad ?

Si hablamos con un escéptico siempre nos dirá lo mismo, que los propios participantes mueven el cristal o que hay alguien debajo de la mesa que se encarga de ello. Que aunque los dedos estén apoyados muy levemente siempre se ejerce presión como para moverlo. Pero queda la duda de si realmente en todos los casos es así. La leyenda de la Ouija seguirá existiendo mientras escuches testimonios de gente que asegura que en su caso si que ha funcionado….