Cuentos y leyendas

Cinco historias cortas de terror 2

En nuestra búsqueda del horror ya vimos una primera entrega de estas joyas de la literatura de terror en su formato más corto pero no por ello menos intenso. Si deseas una noche de insomnio, aquí te traemos cinco historias cortas de terror 2:

Odio que mi hermano se vaya

Odio cuando mi hermano Charlie tiene que irse. Mis padres constantemente tratan de explicarme lo enfermo que está. Que tengo la suerte de tener un cerebro en el que todos los productos químicos fluyen correctamente a sus destinos como ríos sin obstáculos.

Cuando me quejo de lo aburrido que estoy sin un hermano pequeño con quien jugar, intentan hacerme sentir mal al señalar que el aburrimiento de mi hermano probablemente sobrepasa al mío, considerando su confinamiento en un cuarto oscuro en una institución.

Siempre les ruego que le den una última oportunidad. Por supuesto que lo hicieron al principio. Charlie ha vuelto a casa varias veces, cada una de menor duración que la anterior. Cada vez, sin falta, todo comienza de nuevo. Los gatos del vecindario con los ojos arrancados apareciendo en su baúl de juguetes, las navajas de afeitar de mi papá que se encontraron caídas en el tobogán para bebés en el parque al otro lado de la calle, las vitaminas de mamá reemplazadas por trozos de pastillas para lavavajillas…

Mis padres dicen que su trastorno lo vuelve encantador, le facilita fingir normalidad y engaña a los médicos que lo atienden para que piensen que está listo para la rehabilitación, que tendré que soportar mi aburrimiento si eso significa estar a salvo de él. Odio cuando Charlie tiene que irse. Me hace tener que fingir que soy bueno hasta que regrese…

Guardianes

Se despertó con las enormes criaturas parecidas a insectos que se cernían sobre su cama y gritó. Salieron apresuradamente de la habitación y él se quedó despierto toda la noche, temblando y preguntándose si había sido un sueño.

A la mañana siguiente, alguien llamó a la puerta. Haciendo acopio de valor, la abrió para ver a uno de las criaturas colocar suavemente un plato con el desayuno en el suelo y luego retirarse a una distancia segura. Desconcertado, aceptó el regalo. Las criaturas chillaban emocionadas, eso pasó todos los días durante semanas.

Al principio le preocupaba que lo estuvieran engordando, pero después de que un desayuno particularmente grasiento lo dejara dolorido, fueron reemplazados por fruta fresca. Además de cocinar, le servían baños de vapor calientes e incluso lo arropaban cuando se iba a la cama. Era extraño.

Una noche, se despertó con disparos y gritos. Corrió escaleras abajo para encontrar a un ladrón decapitado que estaba siendo devorado por los insectos. Se deshizo de los restos lo mejor que pudo. Sabía que solo lo habían estado protegiendo.

Una mañana, las criaturas no le dejaron salir de su habitación. Se acostó, confundido pero confiado mientras lo conducían de regreso a la cama. Cualesquiera que fueran sus motivos, no iban a hacerle daño. Horas después, un dolor ardiente se extendió por todo su cuerpo. Se sentía como si su estómago estuviera lleno de alambre de púas. Los insectos chirriaron mientras él temblaba y gemía. Fue solo cuando sintió una terrible sensación de retorcimiento debajo de su piel que se dio cuenta de que los insectos no lo habían estado protegiendo. Habían estado protegiendo a sus crías…

El cronómetro

Le habían regalado el reloj en su décimo cumpleaños. Era un reloj de pulsera de plástico gris ordinario en todos los aspectos excepto por el hecho de que reflejaba una cuenta atrás. “Eso es todo el tiempo que te queda en el mundo, hijo. Úsalo sabiamente”. Y de hecho lo hizo.

Mientras el reloj avanzaba, el niño, ahora un hombre, vivía la vida al máximo. Subió montañas y nadó océanos. Hablaba, reía, vivía y amaba. El hombre nunca tuvo miedo, porque sabía exactamente cuánto tiempo le quedaba. Finalmente, el reloj comenzó su cuenta regresiva final. El anciano se quedó mirando todo lo que había hecho, todo lo que había construido.

5. Estrechó la mano de su antiguo socio comercial, el hombre que durante mucho tiempo había sido su amigo y confidente.

4. Su perro se acercó y le lamió la mano, ganándose una palmada en la cabeza por su compañía.

3. Abrazó a su hijo, sabiendo que había sido un buen padre.

2. Besó a su esposa en la frente por última vez.

1. El anciano sonrió y cerró los ojos.

Entonces, no pasó nada. El reloj emitió un pitido y se apagó. El hombre estaba parado allí, muy vivo. Pensarías que en ese momento se habría sentido feliz. En cambio, por primera vez en su vida, el hombre estaba asustado…

El Plan perfecto

El lunes, se me ocurrió el plan perfecto. Nadie sabía que éramos amigos. El martes, tal como quedamos, él le robó el arma a su papá. El miércoles, decidimos llevar a cabo nuestro plan al día siguiente. El jueves, mientras toda la escuela estaba en el gimnasio, esperamos solos detrás de las puertas.

Tenía que usar el arma contra quien saliera primero. Tomé el arma y entré al gimnasio disparando. Me acerqué al Sr. Quinn, el consejero vocacional, y le disparé en la cara tres veces. Cayó de regreso al gimnasio, muerto. Los disparos fueron ensordecedores. Escuchamos gritos en el auditorio, nadie podía vernos todavía. Le entregué el arma y susurré: “tu turno”.

Corrió al gimnasio y comenzó a disparar. Lo seguí un momento después. Todavía no había matado a nadie. Los niños luchaban y se escondían. Fue un caos. Corrí detrás de él y lo abordé. Luchamos. Le arrebaté el arma de las manos, le apunté y lo maté. Cerré su boca para siempre. El viernes, fui ungido como un héroe. De hecho, fue el plan perfecto.

El infierno

No había una puerta adornada. La única razón por la que sabía que estaba en una cueva era porque acababa de pasar la entrada. La pared de roca se levantó detrás de mí sin techo a la vista. Sabía que esto era de lo que hablaba la religión, de lo que el hombre temía… acababa de entrar por la puerta del infierno.

Sentí la presencia de la cueva como si fuera una criatura viviente que respira. El hedor a carne podrida me abrumaba. Luego estaba la voz, venía de adentro y de todos lados.

–Bienvenido –dijo.

–¿Quién eres tú? –pregunté, tratando de mantener la compostura.

–Ya sabes –respondió la cosa.

–T-tú eres e-el diablo –tartamudeé, perdiendo rápidamente la compostura–”¿Por qué yo? He vivido lo mejor que pude”.

El silencio se apoderó del espacio mientras mis palabras se apagaban. Parecía que pasó una hora antes de que llegara la respuesta.

–¿Qué esperabas? –la voz era penetrante pero paciente.

–No sé… Nunca creí nada de esto –pronuncié– ¿Es por eso que estoy aquí?, la estancia se inundó de silencio.

Continué:

–Dicen que el truco más grande que hiciste fue convencer al mundo de que no existes.

–No, el truco más grande que hice fue convencer al mundo de que hay una alternativa.

–¿No hay Dios? –me estremecí.

La cueva tembló mientras las palabras “yo soy Dios” retumbaban por todas partes.